Velcro, cordones o cremallera, ¿qué es lo que tus pies y tu seguridad valoran más y en qué momento?

Abrocharse, atarse o simplemente ponerse zapatos es algo que hacemos a diario y en lo que apenas pensamos. Pero llega un momento en el que la seguridad va “atada” a la la buena sujeción del zapato al pie.

Los podólogos y traumatólogos insisten que el zapato debe ir sujeto al pie para evitar posibles patologías como juanetes, dedos en garra, etc. y si usas plantillas ortopédicas, es básico para que el tratamiento sea eficaz.

Infografia velcro cordones cremallera

Existen dos tipos principales de sujeciones: CORDONES Y VELCRO

CORDONES

Los cordones permiten un nudo fuerte para asegurar la sujeción del zapato al pie. Existe una alternativa al clásico cordón, y es el cordón elástico sin nudos que permite un auto ajuste rápido.

Para algunas personas atarse los cordones es una técnica que entraña cierta dificultad, ya sea por motivos de salud (movilidad reducida debido a problemas de espalda, cadera, rodilla, dedos, etc.) o porque tienen una edad avanzada.

Aqui tienes Zapatos de Cordones

VELCRO

Las tiras de velcro de ida y vuelta también permiten que el zapato quede bien sujeto al pie, tanto si necesitas un ancho especial como si se trata de un pie de ancho regular pero que utiliza plantilla personalizada.

La mayor ventaja de este tipo de cierre es la facilidad de poner o quitar el zapato, e incluso para mejorar la autonomía. Ahora existen diferentes estilos y diseños de zapatos con cierre de velcro, tanto si son para uso diario como para vestir.

Aqui tienes Zapatos de Velcro

Con estas ideas esperamos poder ayudarte a la hora de elegir tu próximo calzado en Stil&Peu.

Donde Estamos  Quienes Somos

Compartir